TOMATES SECOS EN ACEITE DE OLIVA VIRGEN EXTRA

Receta de , el 19, May, 2014

Ingredientes

  • 350 g de tomates secos
  • Agua caliente
  • 1/2 cucharada de orégano y tomillo secos revueltos
  • Aceite de oliva virgen extra, el necesario

TOMATESECOSENACEITE1

Lavar los tomates y retirar los que estén muy oscuros, muy secos o tengan partes muy duras o manchas oscuras feas. Echarlos en una ensaladera o cuenco grande y revolverlos con el tomillo y el orégano. Verter encima el agua hirviente hasta que los cubra. Dejarlos en el agua y, cuando esta se enfríe, introducirlos en el frigorífico durante 24 horas. Probar el agua de sal a las 12 horas y, si está muy salada, escurrir y cambiarla por agua clara. Preparar 4 botes pequeños. Esterilizarlos en agua hirviente con sus tapas durante 5 minutos de ebullición. Escurrir y dejar boca abajo sobre un trapo limpio.

Escurrir los tomates del agua y comprobar que están bien de sal. Si aún estuvieran demasiado salados, dejarlos en remojo en agua clara otras 6-8 horas, pero seguro que no será necesario.  Retirar las durezas y pelarlos de su piel. Si fuera muy difícil pelarlos, ponerlos en un cazo cubiertos de agua y darles un hervor de 5 minutos. Apenas un poco templados, pelarlos y retirar la parte dura en la que estaba el tallo insertado. Introducirlos en los botes de cristal en grupos de 4-5 unos encima de los otros y ajustar sin apretar demasiado. Llenar los botes con los tomates con aceite de oliva. Golpear con suavidad los botes sobre la mesa inclinándolos de un lado y de otro, para que salga todo el aire o casi todo. Rellenar de aceite hasta arriba. Cerrar bien los botes con su tapa.

Si se hace una gran cantidad de tomates así envasados quizá haga falta esterilizarlos en una olla rápida durante 10 minutos, pero parece mejor solución hacer pequeñas cantidades una vez al mes o mes y medio y evitar  ese engorro. Al fin y al cabo el aceite es un conservante estupendo que aísla los productos en conserva del aire y de las bacterias que proliferan en los medios acuosos. Para terminar, etiquetar los tomates con la fecha de envasado.

Los tomates secos en aceite están buenísimos en otoño e invierno, como sustitutos de los frescos, que son mejores en verano, en ensaladas de quesos fresco con orégano, tomillo, flor de espliego seca, como la que aparece en la imagen. Sirven también para preparar canapés, acompañar otras verduras, enriquecer salsas, completar platos de pasta, como la lasaña de tomates secos y espinacas, rellenos de empanadas, como el strudel de verduras … incluso para amasar pan como la hogaza de masa madre, requesón y tomates o el pan de levadura de requesón y tomates El aceite, a su vez, bien perfumado, ayuda a los aliños de estas ensaladas o para los sofritos de los rellenos.

Deja un comentario