SALSA HUANCAÍNA

Receta de el 26, Feb, 2014

Ingredientes

  • 2 ajíes amarillos --en tiendas especializadas
  • 200 g de queso fresco, en España, tipo rulo de cabra
  • 1 miga de pan blanco que llene la mano medio cerrada
  • 1 cucharada de zumo de limón
  • 4 cuch de aceite de oliva

 

El ají en Perú es lo que en España llamamos guindilla. Este ají muy particular de aquella región es de color anaranjado, un poco picante y con un aroma a frutas, a mango sobre todo, delicioso. Si se quiere amortiguar su potencia picante, que tampoco es demasiado intensa, una vez partido al medio y retiradas las semillas, hay que retirar las venas interiores y lavarlo bajo el chorro de agua templada. Pero no recomiendo semejante tratamiento. Es delicioso y aromático y es mejor que no se pierdan ninguna de sus virtudes ni aromas. El picante es sabroso y es cuestión de acostumbrarse. No cuesta mucho.

Lavar, abrir y limpiar los ajís amarillos, si se decide retirar las semillas y venas. Trocearlos dentro del vaso de la batidora. Añadir el queso fresco en trozos, la sal, la miga de pan y comenzar a batir. Añadir el aceite y, si está demasiado espesa, un poco de agua –el pan dará mayor espesor a la salsa cuando repose en el frigorífico–. Probar y corregir de sal.
El color final será parecido al de una mayonesa de las que se hacen con huevos de gallinas camperas, cuyas yemas tienen un amarillo más intenso.
Se suele servir con ensalada de papa huancaína. También está muy bien con otras ensaladas, pasta recién hervida, como ñoquis, que además llevan pesto, o pasta con verdura, una idea de Gastón Acurio que adopté de inmediato,

pero acompaña asimismo muy bien pescados fríos asados o calientes a la plancha, colas de mariscos templados o fríos en ensalada verde con aguacates, carnes frías. Es cuestión de pensar distintas aplicaciones. Siempre está maravillosa y sustituye a las salsas basadas en mayonesa con mucho éxito y originalidad.

Deja un comentario