ROSCÓN DE REYES

Receta de el 17, Feb, 2014

Ingredientes

  • 40 ml de leche templada (37º C)
  • 6-8 g de levadura fresca o 3-4 g de levadura liofilizada
  • 80 ml de harina
  • 280 ml de harina
  • 80 g de azúcar
  • 1-2 gramos de sal
  • 3 huevos medianos
  • 50 ml de leche
  • 3-4 cuch de agua de azahar
  • 150 g de mantequilla blanda
  • 1 huevo para pintar
  • 100 g de frutas confitadas
  • 1-2 sorpresas
  • 4 cuch de azúcar
  • 4 cuch de almendras fileteada

ROSCÓNLEVADURA

Deshacer en la leche templada la levadura. En un cuenco poner unos 80 ml de harina. Echar sobre ella la leche con la levadura para hacer la masa levadura. Amasarla un poco, justo para mezclar. Dejarla en el cuenco, bien tapada a que doble su volumen. En un barreño o cuenco grande poner el resto de la harina. Mezclar con el azúcar y la sal. Hacer un hoyo en el centro en el que se ponen los huevos enteros, el agua de azahar y la leche restante necesaria para hacer una masa. Amasar para integrar todo añadiendo más leche o más harina si hiciera falta, hasta conseguir una buena masa. Poner encima entonces la masa levadura y, sobre la tabla o el mármol, seguir amasando mucho, sin caer en la tentación de añadir más harina porque la masa se pega a las manos. No desfallecer y amasar aplastando y plegando la masa entre las manos hasta que se separe de las manos y de la mesa de trabajo. Entonces seguir amasando con la mantequilla, que no debe estar muy dura, hasta integrarla toda. Amasar un poco más. (Todo esto puede hacerse en una máquina, que para eso están). La masa estará suave. Ponerla en una ensaladera grande, cubrirla con un trapo e introducirla en el frigorífico para dejarla levar al doble, cosa que ocurrirá al cabo de 3-4 horas, incluso más. Romper a continuación la masa y volver a amasarla bien para que coja aire, aplastarla, recogerla, volverla a aplastar entre las manos y sobre la tabla hasta que esté elástica. Hacer otra vez una bola y dejarla levar una segunda vez, también en el frigorífico. Ahora tardará un poco menos en doblar el volumen. Repetir una tercera vez la operación y dejar levar al doble de nuevo, bien en frigorífico, bien a temperatura ambiente, dependiendo de la hora en la que se quiera hornear el roscón.
Volver a romper la masa, amasarla bien y formar uno o dos roscones de la siguiente forma: Hacer una bola e introducir en el centro un dedo. Partiendo de ese agujero ir dando forma a un roscón muy delgado, pues luego levará y se hará grueso. Colocarlo o colocarlos sobre las bandejas del horno engrasadas o con una silicona y meter por debajo y en un lado las sorpresas elegidas. Cubrir con un paño y dejar levar al doble otra vez.
Encender el horno a 195º C para que se caliente mientras leva la masa.
Remojar con unas gotas de agua el azúcar del adorno para que se humedezca y se apelotone un poco.
Pintar de huevo, adornar con las frutas colocadas como sobre una corona y echar el azúcar y las almendras troceadas o fileteadas por encima.

ROSCÓN DE REYES CRUDO

Si sobra algo de masa o, por gusto, se retira una bolita, colocar un bollo en el centro, como en la imagen, para los niños de la casa. Así no tienen que esperar a que comience la merienda de Reyes para probar el «roscón».

 

Cocer en el horno ya claiente (bajar el horno a 175º C al meterlo o meterlos) durante unos 25-30 minutos o hasta que esté bien dorado. Dejar enfriar.
Servir con chocolate caliente o cava muy frío.

Tags:

Deja un comentario