POLLO CON TZATZIKI

Receta de el 10, Jun, 2014

Ingredientes

  • 2 pechugas de ave de corral
  • 2-3 yogures naturales
  • 1-2 limones
  • 2-4 dientes de ajo
  • Pimienta negra y sal
  • 1 pepino largo
  • Aceite de oliva virgen extra
  • 1 cucharada de hojitas de hinojo o eneldo
  • Arroz blanco y hummus para servir

POLLOTZATZIKI

Es esta una receta fantasiosa basada en la auténtica griega, tan conocida. Se parece mucho en los aromas, pero tiene cosas de mi cosecha, algo de lo que no me suelo privar cuando cocino. Me encanta hacer un poco lo que me viene en gana. ¿por qué no? Así es como se va transformando la cocina. Para respetar los puntos fundamentales de este plato es importante elegir pechugas de ave de calidad; marinar la carne con un poco de yogur, zumo de limón y bien de pimienta, como se indica más abajo. Así adquiere un punto ácido, cierta textura mantecosa –por el yogur– además de un poco más rígida, por el ácido del yogur y el limón. Es importante también servirla con la salsa de yogur y con la ensalada de pepino, que en realidad forma parte de la salsa, pero que a mí me gusta más por separado. Si se desea tener mucha más salsa de yogur, escurrir con los indicados un yogur más. El hummus y el arroz, son idea mía, convierten el plato en una comida completa que, con un postre de fruta, no necesita mucho más.

 

Cortar las pechugas en cubos más o menos del mismo tamaño, 3-4 cm. Abrir uno de los yogures, sacar 1 cucharada, mezclarla con un diente de ajo machacado, bastante pimienta negra recién molida, un chorrito de zumo de limón y otro de aceite y hacer una pasta con la que se da un masaje a los trozos de pollo. Echarlos en un recipiente de acero o porcelana y cerrar bien, para que reposen en marinada un par de horas –se pueden dejar en marinada toda la noche.

Sobre un colador con una gasa o un trozo de trapo de cocina viejo –para que sea fino– pero limpio, echar lo que queda del yogur y el otro, para que escurra el mismo tiempo que esté la carne en maceración.

Pelar el pepino después de lavarlo. Cortar rodajitas muy, muy finas. Echarlas en un colador puesto sobre un cuenco o ensaladera. Revolverlas con un buen pellizco de sal y dejarlas que suelten agua durante 30-40 minutos. Luego lavarlas a fondo al chorro de agua fría y dejar que se escurran bien.

Preparar la mitad de la receta del hummus siguiendo las instrucciones que se encuentran en esta misma página y hacer un arroz blanco como se tenga por costumbre, de grano largo sería lo más propio. Colocarlo en una ensaladera pequeña.

En otra ensaladera pequeña echar las rodajas de pepino bien escurridas y mezclarlas con 1 cucharada de yogur, un poco de hinojo –o eneldo– fresco picadito, zumo de limón, una pizca de aceite y bien de pimienta. Probar y añadir una pizca de sal si no tiene bastante.

Cuando el pollo se haya marinado bien, preparar pequeñas brochetas de 2 o tres trozos cada una. Salpimentarlas un poco, salpicarlas con un poco de aceite y cocinarlas a la plancha ya caliente, dando la vuelta de vez en cuanto, hasta que estén bien doradas –cuidado, la carne marinada en yogur tiende a dorarse muy rápido.

Machacar el resto de los dientes de ajo –más o menos, va en gustos– y mezclarlo con el yogur ya escurrido que queda y al que se añade un buen chorro de limón, 2 cucharadas de aceite de oliva virgen y unas hojitas de hinojo o eneldo frescos y un poco de sal. Probar de sabores, rectificar si hace falta. Colocar en un cuenco pequeño.

Colocar todo junto acompañado de buen pan en la mesa para que cada uno se sirva lo que quiera y unte salsa y hummus con pan o con los pinchitos.

Deja un comentario