PASTA FLORA

Receta de , el 25, Feb, 2014

Ingredientes

  • 250 g de harina
  • 100 g de almendra molida
  • 150 g mantequilla blanda
  • 2 yemas de huevo
  • Un poco de agua
  • 4 cuch. de azúcar molida
  • 1 pizca de sal, 1 limón

Batir la mantequilla con la sal, el azúcar molida y la cáscara rallada del limón. Añadir las yemas, sin dejar de batir y echar encima la harina revuelta con la almendra molida, batiendo despacio. En cuanto se formen unas bolitas independientes, dejar de batir, nunca continuar. Añadir agua, si hace falta, de cucharada en cucharada, apretando la masa para formarla, pero sin amasar mucho. Extenderla, forrar el molde y dejarla reposar en frío.
Esta masa se utiliza en crudo en tartas de crema o frutas. Pero también puede cocerse en vacío poniéndole unos pesos sobre un papel de aluminio, como cualquier otra masa. Para ello seguir las indicaciones de la masa sablèe o de la quebrada dulce.

La pasta flora era la clásica masa para los pasteles salados del sur de Italia, los timbales, ejemplos maravillosos de un tipo de repostería salada muy antigua y arraigada en el Mediterráneo. Pasteles salados con masas dulces se encuentran aún hoy en Mallorca, en Murcia y en Andalucía. Hoy es la masa apropiada para la pastiera napolitana, una tarta de requesón maravillosa, perfumada con piel de limón, agua de azahar, frutos secos y algunas frutas confitadas, muy recomendable.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

En tiempos antiguos se amasaba siempre con manteca de cerdo muy fresca, pero hoy se ha impuesto en general la mantequilla. En su relleno lleva esta tarta un hervido en leche de sémola de trigo. Hasta hace menos de 50 o 60 años lo habitual era prepararlo con un hervido de sémola de cebada, un grano muy apreciado para dulces con frutas y frutos secos en todo el Mediterráneo.

La pasta flora es casi idéntica a la masa flora de Toledo, hoy amasada aún con manteca de cerdo y almendra, perfumada con piel de limón y adornada con almendras fileteadas o picadas por encima. Deliciosa.

 

Deja un comentario