MILHOJAS DE FRESÓN Y NATA

Receta de el 24, Mar, 2014

Ingredientes

  • 250 g de hojaldre
  • 200 ml de nata muy fría (35 % MG mín)
  • 50 g de azúcar avainillada (ver receta)
  • Ralladura de 1/2 limón y 1 cuch de zumo
  • 1 y 1/2 cuch de azúcar
  • 1/2 k de fresón
  • 1 cuch de azúcar molida para espolvorear

MILHOJASFRESÓNATA1

Meter en el congelador un cuenco de al menos 1/2 l de capacidad más bien alto y cerrado que ancho y abierto junto con los batidores o las varillas dentro. También meter el azúcar avainillado en el frigorífico. Encender el horno a 175º C. Lavar el fresón en agua muy fría. Escurrirlos bien y retirarles las hojas. Cortar a la mitad cada fresón o en cuatro partes, depende del tamaño. Reservar en el frigorífico. Rallar la mitad del limón sobre una taza. Añadir la cucharada y media de azúcar y revolver. Reservar. Cortar y exprimir 1 cucharada de zumo de limón y regar el fresón que estará en el frigorífico.

Cortar en un papel una plantilla de 14 x 5 cm. Estirar el hojaldre muy fino. Pasarlo enrollado en el rodillo a la bandeja del horno y pincharlo por varios sitios, a 4 cm de distancia, con un tenedor. Con una rueda de cortar masas y siguiendo el tamaño de la plantilla recortar unos a continuación de los otros 12 rectángulos. Cocer en el horno hasta que estén dorados, unos 15 minutos. Cuidar de que no se doren demasiado. Sacar del horno y dejar enfriar en la bandeja hasta que tengan cuerpo. Luego retirar a una tabla.

Verter la nata en el cuenco frío y batirla con las varillas a máxima velocidad hasta que comience a subir. Añadir el azúcar a cucharadas y seguir batiendo hasta que esté bastante dura. Ir Bajando la velocidad del batido hasta que la nata esté consistente. Introducir en el frigorífico para que se asiente.

En una fuente o en los platos colocar 4 pegotitos de nata y encima “pegar” 4 rectángulos de hojaldre –es para que no se muevan. Hay que calcular bien dónde poner la nata. Esparcir la mitad del azúcar perfumada con cáscara de limón en las cuatro bases. Introducir la nata en una manga pastelera fría con boquilla rizada y cubrir el primer piso de hojaldre con el dibujo que se quiera –en la imagen se ve en zigzag. Colocar encima la mitad de los fresones. Cubrir con un segundo piso de hojaldre y la otra parte del azúcar de limón. Terminar con el resto de la nata y los fresones. Rematar con la última capa de hojaldre, este vez del revés, para que esté bien plano en la cara que se va a ver. Espolvorear con azúcar molida. Conservar en frigorífico hasta el servicio.

Esta tarta se puede hacer de una pieza más grande, circular, rectangular o cuadrada doblando las cantidades. Es espectacular. Se corta hundiendo un cuchillo puntiagudo y largo en posición vertical y con golpes secos sucesivos en la dirección en que se quiera cortar. Así la tarta no se desmorona y conservará su forma.

Deja un comentario