BUÑUELOS DE VIENTO

Ingredientes

  • 150 gr. de harina
  • 4 huevos camperos u orgánicos
  • 275 ml de agua
  • 50 g de mantequilla
  • 4 cuch. de azúcar
  • 2 cuch. de brandy o ron --si no hay niños
  • Cáscara de limón y una pizca de sal
  • Aceite de oliva abundante para freír

BUÑUELOVIENTO

Los buñuelos de viento pertenecen a una tradición pastelera o repostera del Mediterráneo muy antigua y son de la misma familia que el bocadito de nata o chou, el relámpago o éclair de la repostería moderna y de algunas masas de empanadas y pasteles de la repostería de Europa, que ha llegado hasta Gran Bretaña en el pork pie, y que viene desde antiguo del oriente mediterráneo, cuna de la que procede el trigo. La versión más básica de esta masa es el churro, frito, que se hace con una masa de harina escaldada en agua con un poco de aceite o manteca de cerdo y se encuentra en distintos formatos en todo el Mediterráneo. El churro aumenta su volumen con el calor, por lo que tiene que tener un formato estriado para no reventar con violencia durante la fritura –Cuando yo era niña mi madre quiso hacer churros en un país, en el que vivíamos en aquella época, donde no había churreras, por lo que formó unos rollitos con masa de churro y los echó en una sartén llena de aceite bien caliente; para su sorpresa y la pena de sus hijos, porque no pudimos desayunar churros, los primeros, que fueron también los últimos de la fritura acabaron pegados en el techo, salieron disparados como proyectiles, sin consecuencias desgraciadas, menos mal–.

En el siguiente paso a esta masa se añadió una cantidad variable de huevos, según la consistencia que se quisiera de masa. El huevo le da a la masa escaldada una gran elasticidad, por lo que ya no revienta con el calor, pero sí crece al doble o triple de su volumen, y mucha delicadeza. Hay un dulce frito en Turquía con el formato de churro pero masa con mucho huevo que  se termina en un almíbar, y en otros países hay preparados semejantes de masa escaldada. Una de estas versiones en el occidente mediterráneo es la masa de buñuelos, que ya se encuentra en los recetarios hispanomusulmanes del siglo XIII o en el Arte de cozina … de Martínez Montiño –1611–.

Poner a cocer el agua con la mantequilla, azúcar, sal, brandy y cáscara de limón. Cuando hierva a borbotones, retirar del fuego, echar la harina de golpe y mover con espátula de madera, fuerte, dando vueltas ahora otra vez sobre el fuego, hasta que se hace una bola que se agarra a la espátula. Añadir el primer huevo y mezclar perfectamente, que la masa lo absorba todo. Este es el punto más delicado pues de este primer huevo depende que la masa quede suave y elástica. Ir añadiendo los otros, uno a uno, trabajando bien la masa con cada uno, el último a cucharadas por si no hiciera falta todo.
Calentar el aceite en el fuego no muy fuerte. Echar bolitas pequeñas, crece mucho. Cuando han crecido y dan vueltas solas en el aceite subir el fuego para que se doren bien por todas partes. Bajar el fuego y hacer otra tanda, hasta terminar la masa. Se comen solos, espolvoreados de azúcar glas, o rellenos de cremas diversas. En Madrid, por ejemplo, es muy clásica la crema de batata perfumada con canela y limón.
Para rellenar de crema pastelera o de la que sea, hacer un agujerito en el buñuelo e introducirla con la ayuda de una manga pastelera con boquilla mediana, del tamaño de un lápiz, lisa.
Cuando se quieren rellenar de cabello de angel (dulce de cidra o chilacayote), se les practica un corte y se rellenan con una cuchara pequeña.
En todos los casos terminar espolvoreando con azúcar.
La CREMA PASTELERA para esta cantidad de buñuelos se prepara con 1/2 l de leche entera, 3 yemas de huevo, 2 cuch llenas de almidón de maíz (Maizena), 4-5 cuch de azúcar y 15-20 g de mantequilla. Seguir las instrucciones de la receta de crema pastelera de vainilla.

Deja un comentario