BIZCOCHO DE REMOLACHA Y NUEZ

Receta de el 8, Feb, 2014

Ingredientes

  • 250 g de remolacha ya asada o cocida, pelada
  • 1 cucharadita de bicarbonato
  • 1 pizca de polvos de hornear (1 punta de cucharadita)
  • 1 cucharadita de azúcar avainillada
  • 1 pizca de sal
  • 250 g de azúcar refinada o morena (o mascobado, si se prefiere)
  • 280 g de harina
  • 50 g de nuez en trozos muy pequeños
  • 3 huevos
  • 175 g de mantequilla o margarina muy blandita

Encender el horno a 175º C.
Engrasar con mantequilla y enharinar un molde de bizcocho de unos 24 cm de diámetro, desmontable o no. Si no tiene revestimiento interior antiadherente, recortar un papel sulfurizado del tamaño del fondo, colocarlo sobre el molde ya engrasado y volver a engrasar y sólo entonces enharinar paredes y fondo.
Cortar la remolacha en trozos pequeños. Ponerla en un colador de paso fino y escurrirla apretando suavemente, para retirar el exceso de líquido, si lo hubiera. Triturar la remolacha en la batidora hasta hacer puré.
Mezclar en un cuenco el bicarbonato, los polvos de hornear, el azúcar avainillado, el azúcar morena, la nuez y la harina, revolviendo muy bien.
Batir los huevos y mezclarlos con la remolacha y la mantequilla.
Añadir la mitad del líquido sobre los sólidos y mezclar con unas varillas o la batidora. Añadir el resto del líquido y verter la masa en el molde preparado.
Introducir en el horno ya caliente y cocer durante unos 40-50 minutos. Comprobar que la cocción ha llegado a su fin pinchando en el centro con un palillo o aguja, que deberá salir limpia si así fuera. Si no es así, dejar en el horno 5 minutos más.
Desmoldar sobre rejilla al cabo de 10 minutos y dejar enfriar.

Los bizcochos de verduras, como este o el anterior, de zanahoria, son estupendos en otoño para desayunos y meriendas.
El azúcar cruda o mascobada se encuentra en herbolarios y tiendas de comida «natural». Es azúcar de caña muy oscura y pegajosa, pues está mezclada con parte de su melaza de caña. Allí donde se encuentre, se puede hacer también con el azúcar vergeoise, integral de remolacha, muy oscura y con un aroma fuerte pero agradable, muy corriente en Bélgica y el norte de Francia.
Se puede adornar al final con azúcar molida espolvoreada por encima o, incluso, con un fondant instantáneo elaborado con 150 g de azúcar glas, 1 gota de zumo de limón y un poco de agua, hasta conseguir una masa densa. Después de extendido por encima se deja secar lo necesario.
Le serviría igual el fondant o cobertura del bizcocho de zanahoria.

Deja un comentario