LASAÑA DE ESPINACAS, TOMATES SECOS Y QUESO FRESCO

Receta de el 5, Abr, 2014

Ingredientes

  • 5 o 10 planchas de pasta, según tamaño
  • 12-15 tomates secos de Alicante o Extremadura
  • 150 g de espinacas frescas
  • 150 g de queso fresco de cabra de Toledo, Málaga, Cádiz
  • Sal, pimienta
  • Orégano y tomillo, frescos o secos
  • 3 buenas cucharadas de parmesano o manchego recién rallados
  • 4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 1 diente de ajo, opcional

LASAÑAESPINAQUESOTOMATESECO1

La única precaución que hay que tomar para hacer esta receta es buscar pasta cruda, fresca o seca, para cocer en agua o bien hacerla en casa. Como no tiene salsa con leche o nata, no se puede hacer con las masas precocidas preparadas para humedecerse en el horno en la salsa que se añada al plato. Además, para mi gusto, queda más rica, no digamos si uno la amasa …..

Lavar y poner a remojo los tomates secos durante 1 noche. Echarlos, con su agua, en un cazo y darles un hervor de 1-2 minutos sobre fuego vivo. Dejar templar. Pelarlos de su piel y retirar todas las durezas. Reservar. Lavar las espinacas.

Poner al fuego un cazo pequeño con agua hirviente con sal, para las espinacas. Poner también al fuego un puchero o cazo grande lleno de agua con sal al fuego, para la pasta. Hervir las espinacas 1-2 minutos y escurrir apretando con una cuchara. Trocearlas sobre una tabla.

Mientras se cuecen las espinacas, calentar 1/2 cucharada de aceite de oliva virgen extra en una sartén y freír los tomates durante 2-3 minutos. Espolvorearlos con pimienta y tomillo. Reservar. En la misma sartén añadir otra 1/2 cucharada de aceite y freír el ajo picado sin que se dore, si se desea con ajo. Añadir a la sartén las espinacas y sofreírlas un poco. Espolvorear con orégano y pimienta. Retirar y reservar.

Trocear el queso con un cuchillo o con un tenedor con púas separadas. Revolver la mitad con las espinacas y la otra mitad dejarla con los tomates. Probar de sal las espinacas y los tomates. Rectificar si hace falta.

Cocer la pasta en el agua hirviente el tiempo que indique el fabricante. Si las placas son grandes cortarlas al medio una vez cocidas, para que queden cuadrados de pasta. Si se hace en casa la pasta, cortarla en cuadrados de 8-9 cm de lado, de modo que se tengan 10 cuadrados al final. Escurrir en un colador regarlos con unos chorros escasos de agua fría y, de inmediato, colocar los trozos de pasta escurridos en un paño limpio para que se sequen durante 1 o 2 minutos.

Untar con aceite de oliva virgen extra el fondo de 2 fuentes individuales que puedan ir al horno. Colocar una capa de pasta en cada una. Encima repartir entre las dos fuentes la mitad de las espinacas con queso. Regar con un chorrito de aceite y colocar un pellizco del parmesano o el manchego recién rallados. Colocar otra capa de pasta en ambas bandejas, pero hacerlo de forma que las esquinas queden encontradas –como se ve en la imagen. Colocar la mitad de los tomates y su queso correspondiente sobre la segunda capa de pasta. Regar con un poco más de aceite de oliva virgen extra y poner encima otro pellizco de parmesano. Repetir otra vez con lo que queda de espinacas y tomates, de forma que las capas queden encontradas y la última sea de pasta. Repartir lo que queda de queso sobre las dos lasañas y regar con el resto del aceite.

Meter en el horno ya caliente durante unos 15-20 minutos o hasta que esté un poco dorado y bien caliente. Servir de inmediato.

 

Deja un comentario